Universia>Artículos

Hospitalización a domicilio: más continuidad que alternativa asistencial | IASIST

Si nos atenemos a su visión original, la hospitalización a domicilio está definida “como una alternativa asistencial capaz de realizar en el domicilio procedimientos diagnósticos, terapéuticos y cuidados similares a los dispensados en los hospitales. Es proporcionada por profesionales de salud especializados, durante un período de tiempo limitado, a pacientes que de otra manera habrían precisado atención en un hospital de agudos en cualquiera de sus áreas”(1).

Como alternativa asistencial, parece razonable esperar dos formas en las que dicha actividad debiera aparecer: bien mediante una sustitución parcial de la estancia hospitalaria (acortando los últimos días del paciente en el hospital) o, llevado al extremo, mediante una sustitución total del episodio hospitalario.

Estas dos formas asistenciales conviven bien con los dos grandes modelos de Hospitalización a domicilio evidenciados en un análisis reciente con datos nacionales: centros donde la hospitalización a domicilio se realiza de forma aislada (y por lo tanto cabría asumir una sustitución total del episodio de hospitalización tradicional, adecuación al margen), representando el 43% de las altas a domicilio, y aquellos en los que la hospitalización a domicilio se produce como una prolongación de la asistencia a la hospitalización convencional (un 57% de las altas a domicilio).

A falta de información poblacional para contrastar el grado de sustitución total en frecuentación hospitalaria, el grupo de sustitución parcial ofrece un ámbito de evaluación para aflorar la influencia de este recurso en los resultados de funcionalidad de los centros.



Metodología

Figura 1. Diagrama de las poblaciones que se analizan en el estudio
Poblaciones



De los 20 centros con dispositivo asistencial de Hospitalización a Domicilio en 19 se observan episodios de HAD sucesivos a una hospitalización convencional y sólo en 1 los episodios son exclusivamente de HAD. Se incluye, pues, en el análisis los 76.933 episodios de hospitalización, de estos, 19 centros tienen 5.385 episodios de HAD consecutivos.




Resultados

La tasa de derivación a programas de hospitalización a domicilio de aquellos procesos con más de 30 episodios de HAD fue, para el conjunto de episodios del 4,6%. Las tasas por APR-GRD oscilan entre el 13,2% de la Sustitución de rodilla y el 2,4% en la Insuficiencia cardíaca. 

Tabla 1. Porcentaje de derivación de las hospitalizaciones a la atención domiciliaria de los 10 APR-GRD más frecuentes en HAD
10 APR más frecuentes en HaD


Cabría esperar que la HAD nos permitiera obtener una menor EM hospitalaria para aquellos episodios con derivación a este recurso a igualdad de patología. 


Al comparar la estancia media hospitalaria de los episodios dados de alta a casa y la de aquellos con continuidad de hospitalización en el domicilio, se observa que la EM es de 6,42 días en los primeros, mientras que es de 6,03 días en los segundos a los que cabe sumar los 9,15 días de ingreso en el domicilio del paciente. Esta diferencia que no llega a medio día entre ambas EM hospitalarias es estadísticamente significativa para el global de los procesos. En otras palabras, los episodios derivados a programas domiciliarios ahorran casi medio día de cama hospitalaria respecto al resto de episodios, una vez se ha ajustado por los factores clave relevantes en el análisis (GRD, Severidad y Hospital, para neutralizar la eficiencia atribuible a cada centro).

Sin embargo, cuando se profundiza en los análisis por proceso nos encontramos ante un comportamiento diferencial entre patologías. Para dos de las patologías crónicas más comunes en hospitalización domiciliaria, como son la EPOC y la Insuficiencia cardíaca (ICC), no se observan diferencias de comportamiento en la estancia media hospitalaria entre los episodios con hospitalización a domicilio de aquellos en los que no se utiliza este recurso. Por el contrario y sorprendentemente, en el proceso quirúrgico más frecuente con HAD, la sustitución de rodilla, estas diferencias sí son claramente y estadísticamente significativas, con una reducción importante de casi 4 días entre los pacientes en los que se ha recurrido a la hospitalización domiciliaria de aquellos en los que no.


Figura 2. Estancia media hospitalaria (EM H) según episodios con/sin derivación a la hospitalización domiciliaria, en EPOC y ICC
Estancia Media Hospitalaria



Figura 3. Estancia media hospitalaria (EM H) según episodios con/sin derivación a la hospitalización domiciliaria, en Sustitución de rodilla
Estancia Media




Conclusiones

Considerando el tamaño de la muestra y en ausencia de valoración de aspectos relacionados con la calidad de la asistencia (como las readmisiones relacionadas, previstas para análisis posteriores) y la propia satisfacción del paciente, una cosa parece clara: no podemos concluir que haya un componente sustitutivo de la atención domiciliaria en la mayoría de los procesos asistenciales. Más bien al contrario, los datos refuerzan la visión de continuidad asistencial asociada a ese tipo de recurso para dar salida no hospitalaria a episodios de hospitalización de agudos en las patologías crónicas.

La mirada en detalle sobre los procesos quirúrgicos parece indicar que, en este caso, sí es capaz de reducir la estancia hospitalaria, realizándose en el domicilio parte de los cuidados posteriores a la cirugía.

(1) V J González Ramallo, B Valdivieso Martínez y V Ruiz García. Hospitalizacion a domicilio. Med Clin (Barc) 2002;118(17): 659-64



Noticias relacionadas

  • Hospitalización a domicilio: un recurso poco homogéneo

    Hospitalización a domicilio: un recurso poco homogéneo

    17/03/2016

    IAnews - Abril 2016
    El objetivo de este trabajo es valorar el comportamiento diferencial de las unidades de HAD en una muestra del Sistema Nacional de Salud (SNS), y describir algunos resultados clínicos y de eficiencia.